Sesiones de Reiki a distancia por Zoom o Skype

 

Recupera la paz interior, la serenidad y la armonía natural

 

¿Al acostarte por las noches sientes que falta algo que dé sentido a tus días, algo que te conecte con los más profundo de ti?

¿Tienes ansiedad porque tu trabajo ya no está alineado con tus valores?

 

Te entiendo perfectamente, porque hace unos años yo también pasé por eso y sufrí muchísima angustia.

Entonces descubrí un precioso camino que, a través del Reiki, me llevó a recuperar la paz interior, la conexión y la armonía de una forma sencilla y sin complicaciones.

Ahora es el momento para dar tu primer paso de este camino de transformación.

 

Quiero recibir sesiones online. ¿Qué opciones tengo?

Puedes optar por estas dos propuestas: 

  • El Programa de 4 sesiones para disfrutar en un máximo de un mes, que incluye además acompañamiento vía Telegram o email para que me vayas contando cómo te sientes y qué cambios notas, o si necesitas que resolvamos dudas o inquietudes.
  • El Programa completo de Reiki + Meditación es, sin duda, la opción más transformadora, ya que incluye 4 sesiones de Reiki, acompañamiento vía Telegram o email, y un pack de 5 meditaciones en audios descargables para que las practiques cuando mejor te vaya y consigas por fin a tu deseado objetivo: la serenidad, la armonía y la paz interior.

Precios y reservas

Programa de 4 sesiones* para sentirte realmente bien + Acompañamiento: 149 euros

Programa de 4 sesiones* + 5 meditaciones guiadas en audio descargable + Acompañamiento: 160 euros

* a disfrutar en un periodo igual o inferior a un mes

¿En qué consiste una sesión de Reiki a distancia?

Una sesión de Reiki completa dura aproximadamente 50 minutos. Estarás en tu casa o en cualquier otro lugar donde puedas relajarte sin que nadie te moleste, preferiblemente tumbada, vestida con ropa cómoda y descalza, aunque puedes estar también sentada y vestida normal si estás, por ejemplo, en tu trabajo. Puedes poner música, velas o incienso si te gusta para que te relajes más fácilmente, aunque no es imprescindible. Durante toda la sesión estaremos en contacto a través de Zoom o Skype.

En una sesión presencial, yo iría colocando mis manos en diferentes puntos de tu cuerpo, sin apenas contacto, para ir canalizando la energía hacia esas zonas. En una sesión a distancia haré lo mismo, pero utilizando una muñeca como testigo, y tú recibirás la energía exactamente igual que si estuvieras delante de mí, con la ventaja de que no necesitas desplazarte. Los efectos de la sesión son los mismos y ahorras un montón de tiempo, ganando en flexibilidad y en comodidad. 

Las sensaciones más habituales que puedes tener a medida que voy pasando las manos son calor, hormigueo, frío, etc, pero no notarás nada desagradable (aunque, algunas veces, si el bloqueo energético es intenso, se puede sufrir alguna molestia, sensación de estar «removiéndote», o incluso llanto espontáneo). En algunas ocasiones, tras la sesión puede ocurrir que tengas una ligera reacción curativa (leve sensación de mareo, diarrea, afonía, cierto malestar…), causada por el proceso de limpieza y reequilibrado al que se verá sometido tu cuerpo. Esto es muy positivo, ya que significa que se están disolviendo los posibles bloqueos energéticos, y la sensación desaparecerá en unas horas o en un par de días. Lo que es seguro es que terminarás la sesión con una intensa sensación de relajación profunda y bienestar.

Si tienes dudas sobre cómo funciona el Reiki a distancia, te invito a que leas este artículo del blog para despejarlas, o que te pongas en contacto conmigo.

Una sesión de Reiki no excluye ni sustituye los tratamientos médicos o farmacológicos convencionales. No tiene incompatibilidades y carece de efectos secundarios. Puede beneficiarse de sus efectos cualquier ser vivo en cualquier etapa vital (incluido el embarazo).

¿Qué es Reiki?

¿Cómo puede ayudarme?

Testimonios

Una persona decidida a dedicarse a aquello que le gusta y dispuesta a compartirlo con los demás. No hay mejor profesional que aquel que le apasiona su trabajo. Y eso se nota. Azahara

De Irene, destacaría su sencillez a la hora de naturalizar una Espiritualidad sencilla y del día a día, al alcance de todos. Su escucha sin juicios, tan importante para la apertura y el crecimiento reales. Su Integración de las tan diferentes personas que nos cruzamos en su camino, y de las tantas herramientas, perspectivas y vivencias que se experimentan en este viaje.
Pero, sobre todo, su Amor Incondicional por todos los seres vivos y formas de vida; algo que me ayudó a inspirarme para, cada día, cuidar de forma real, y desde mi responsabilidad personal, la Naturaleza y de todos los seres que la conforman. Zulema

Busqué en Internet y encontré a Irene, que yo creo que estábamos predestinadas. Lo hizo todo muy fácil, porque cuando no conoces este tipo de cosas todo te da como mucho miedo o escepticismo… Irene lo facilitó todo, es muy amable, te lo explica todo muy bien… es como mágico. Empecé a ir con ella, empecé a probarlo, y me cambió la vida… Concibes la vida de otra manera, Reiki te relaja, con este estrés que tenemos continuamente, viene súper bien. Yo animaría a que, por lo menos una vez en la vida, lo probaras, y luego ya tú decides si el Reiki te gusta o no te gusta. Raquel