fbpx

Bienestar integral para mujeres ocupadas que necesitan volver a sí mismas.

¿Tienes la sensación constante de que no puedes llegar a todo, y ya no sabes cuál fue la última vez que te dedicaste un rato a cuidarte para sentirte bien?

 

Si has respondido que sí, seguramente te sientas identificada con estas ideas:

 

  • Estás constantemente ocupada, atendiendo las exigencias del día a día, y a veces sientes que todo te supera y que es imposible llegar a todo.
  • Estás siempre cansada, desvitalizada, quizá incluso irritable y con la paciencia agotada. Duermes poco y mal, cuidas de todos menos de ti misma.
  • No recuerdas la última vez que tuviste tiempo para ti, para disfrutar de tu propia compañía, atender tus necesidades físicas y emocionales y cuidarte.

Cuanto más alargues esta situación, más te va a costar revertirla. ¿Qué excusa vas a ponerte para no empezar a cambiar ahora?

La prioridad ahora eres tú. Es vital que empieces a cuidarte, porque te mereces estar en paz, ser feliz y sentirte plena, radiante.

Soy Irene P. Martín y estoy aquí para ayudarte a encontrar la paz y el bienestar que necesitas y a conectarte con lo más profundo de ti, a través del Yoga y del Reiki.

 

Soy una persona muy ocupada, igual que tú. Mamá reciente y emprendedora, con la sensación frecuente de estar a mil cosas, a todo, menos a mí. Pero también soy muy curiosa, y me gusta cuando descubro cosas nuevas que me ayudan a sentirme bien.

Por eso me enamoré del Yoga y del Reiki cuando los probé la primera vez, porque, además, me abrieron los ojos y la mente a una forma de entenderme (y entender el mundo y la vida) que hasta ese momento desconocía.

Más a menudo de lo que me gustaría, me siento alejada de mí misma, con mis necesidades desatendidas, descuidada, y tengo que esforzarme por sacar tiempo para mí, para recuperar mi paz y bienestar.

 

Sé cómo te sientes, y sé que lo que más necesitas ahora es tiempo para ti, para cuidarte y atenderte. Necesitas calma, serenidad y paz, y lo que más quieres es sentirte bien a nivel físico, mental y emocional (y, por qué no, también espiritual).

 

No te sorprenderá que te diga, porque ya lo sabes, que no puedes seguir así, porque la vida está para disfrutarla, no para ir pasando hojas del calendario deseando que llegue el viernes. Pero, sobre todo, porque te mereces ser feliz y tener una vida plena, tranquila y dichosa.

¿Quieres empezar ahora mismo a cuidarte? Te invito a una clase de Yoga.

Mi historia

 

Mi viaje empezó hace algunos años, mucho antes de ser madre. Siempre pienso que han sido dos crisis las que me han traído hasta aquí. 

 

La primera fue en el año 2010, cuando empecé a sentir una gran insatisfacción con la vida que llevaba, que era la vida que se supone que tenemos que vivir, con mi pareja, mi trabajo estable y demás. Pero algo, no sabía muy bien qué, se me empezó a mover dentro y, por suerte o por desgracia, acabé tomando algunas decisiones poco acertadas que me trajeron todavía más sufrimiento.

 

Estaba tan desconectada de mí misma que no podía ver con claridad lo que era ni lo que quería.

 

Un tiempo después empecé a practicar Yoga, y luego me inicié en Reiki, y entonces empecé a conectar con una parte de mí misma que hasta ese momento había estado escondida. Empecé a ser más consciente de mis emociones, de mis necesidades, de mi cuerpo, de mis valores, mis prioridades y del sentido de mi vida.

 

Y entonces, en 2018, llegó la segunda gran crisis, ahora profesional, ya que sentía una gran fricción e incoherencia entre mis valores profundos y mi profesión, gestora de fondos de inversión.

 

Esta falta de resonancia se acabó manifestando como una crisis de ansiedad que me tuvo dos meses de baja y me llevó a tomar la tan difícil decisión. No podía volver más a ese trabajo, así que lo dejé y decidí emprender en lo que realmente me gusta y me nutre.

 

Pero no fue hasta que viví la experiencia de la maternidad que me di cuenta de lo que significa desatenderse. Me volví a desconectar de mí misma. Parecía que todo era más importante que mis necesidades, que todo iba por delante.

 

Entonces tomé conciencia real de la importancia de dedicarme tiempo para mí, para cuidarme, para volver a mí. No quería estar siempre de mal humor, agotada y sintiéndome culpable por no llegar a todo. No.

 

Algo tenía que cambiar, y lo cambié.

 

Por eso estoy aquí, para ayudarte a que recuperes tus momentos de autocuidado, a que establezcas rutinas que te ayuden a sentirte bien, a encontrar tus momentos de calma, de paz y de conexión contigo misma.

 

Es hora de atenderte a ti primero. Te lo mereces.

 

¿Cómo me han ayudado el Yoga y el Reiki?

 

Lo que me han dado el Yoga y el Reiki es común, así que soy incapaz de aislar sus efectos. Me han dado el espacio para aprender a parar, a observarme, a sentirme, a conocerme, y todo eso se ha traducido en que ahora llevo una vida más consciente, estoy más en paz, serena, tranquila, y me siento muy bien conmigo misma. Tanto el Yoga como el Reiki me ayudan a cuidarme, a sentirme bien a nivel físico, mental y emocional. Es el momento que me dedico para mí, sin excusas ni distracciones.

Además, gracias a estas herramientas me siento una persona coherente, tengo claros cuáles son mis valores y necesidades y vivo acorde a ellos, me muestro tal y como soy sin avergonzarme por ello, en cualquier contexto, y soy capaz de aceptar los vaivenes que me trae la vida con más calma, de una forma más equilibrada. Además, tengo relaciones más auténticas, más limpias, más sinceras, más sanas. Hace tiempo que me despedí de la angustia, que ahora me acompaña sólo en momentos muy puntuales. Y me siento mucho más libre, empoderada, dueña y responsable de mis decisiones, de mis sentires, y de lo que hago con mi vida. Claro que sufro, como todos los seres humanos, pero soy capaz de salir antes del pozo y reponerme con mayor entereza.

 

 

Lokah Samastah Sukhino Bhavantu

(Que todos los seres en todas partes sean felices y libres,

y puedan los pensamientos, palabras y acciones de mi propia vida contribuir de alguna manera

a la libertad y a la felicidad para todos)

¿Quieres empezar ahora mismo a cuidarte? Te invito a una clase de Yoga.