Lo que aprendí de Tadasana

Será que últimamente valoro mucho la quietud o será que las vacaciones en la montaña asturiana me han inspirado más de lo que pensaba, pero el caso es que, últimamente, estoy encontrando mucho valor a Tadasana, la postura de la montaña, y la incorporo siempre en mi práctica de yoga. …

Yoga para Rock Water

El recto, el intachable, el asceta Venía hoy pensando en Rock Water, ese tipo recto y correcto, frío, de actitud ascética, inflexible y extremadamente perfeccionista. Algo puritano, también. El rey del «debería», el que no se sale del guión porque sabe (o supone) que el guión está perfectamente escrito. El …

Yoga y esencias florales para los momentos bajos

Todos tenemos alguna vez rachas en las que estamos más bajitos de ánimos. La apatía, la desesperanza y la resignación, en los casos más graves, pueden llegar incluso a desembocar en depresión. Hoy quiero centrarme sobre todo en Wild Rose, cómo puede ayudar el Yoga a las personas que caen …

Lo que aprendí de Sirsasana

La reina de las posturas Dicen de Sirsasana que, si hubiera que elegir un asana como «la reina de las posturas», sería, sin duda, ésta: la postura sobre la cabeza. Fuerza y equilibrio para lograr esta posición invertida, protagonista de numerosas imágenes que vemos a diario en todo tipo de …

Paschimottanasana. Un instante de reflexión para Beech.

Caer en el juicio y la crítica La mayoría de nosotros alguna vez hemos caído en estados Beech. Si hubiera que describir con una sola palabra esta tipología floral, hablaríamos del “criticón”. Nos encontramos en un estado Beech cada vez que juzgamos al otro, cuando criticamos los errores que comete …

Virabhadrasana. Convertir a Mímulo y Larch en guerreros.

Cuenta el poeta Kalidasa en uno de sus cuentos mitológicos que el guerrero Virabhadra nació de un mechón de pelo de Shiva, quien, enfurecido ante el asesinato de su amada Sati por parte de Daksha y sediento de justicia, se arrancó parte del cabello y lo arrojó con fuerza al …

Matsyasana. Cuando Holly tiene que abrir su corazón

Matsyasana, la postura del pez, es otra de mis posturas favoritas. Equilibrio perfecto entre actividad y relajación, entre interiorización y apertura. Es una de las pocas posturas en las que, estando el apoyo en las piernas, los isquiones y los brazos, la espalda queda en el aire, ofreciendo una total …